El himno de una marcha de combate


23/10/2018

La bayamesa/ Himno de Bayamo/ el Himno Nacional, es sin duda para los cubanos una obra músico-literaria de gran belleza artística. Conmovedora de los más profundos sentimientos patrióticos, que el 20 de octubre de 1868, después de una reñida victoria en la plaza de Bayamo, un coro de la iglesia la interpretó y el pueblo la coreó.

 


La bayamesa/ Himno de Bayamo/ el Himno Nacional, es sin duda para los cubanos una obra
músico-literaria de gran belleza artística. Foto: Archivo Nacional de la República de Cuba

 

 

Compuesto por Pedro Felipe “Perucho” Figueredo, es un llamado eterno a los cubanos de todos los tiempos, para continuar siendo como los heroicos bayameses que lucharon y murieron por la libertad de Cuba, alcanzando la gloria de haber sido los fundadores de la nacionalidad.

La letra del Himno Nacional tiene una fuerza única que provoca múltiples emociones a quien la canta y la escucha, estando dentro o fuera del archipiélago cubano.

Breve historia del Himno Nacional de Cuba, del musicólogo Jesús Gómez Cairo, resulta el libro del mes, un folleto donde a partir de una investigación, reseña, en tan breve espacio, la historia de La bayamesa.

Acompañado de fotos y documentos valiosos,también intenta mostrarle al lector, desde el punto de vista musical y musicológico, la confección y las reelaboraciones de la composición artística-literaria, que con su fuerte carga emotiva e ideológica ha incentivado las luchas y triunfos revolucionarios del pueblo cubano hasta la actualidad.

La primera parte del libro, incluyendo por qué el 20 de octubre es el Día de la Cultura cubana, narra la historia de cuando le fue pedido a “Perucho” Figueredo la composición del himno,el 13 de agosto de 1867 en una reunión clandestina, con motivo de la preparación del levantamiento armado por la independencia de Cuba del imperio español.

¿Cuánto alcanzaba la letra original, cuántas estrofas se le añadieron a lo largo del camino o si estaban las dos estrofas que hoy forman parte del Himno Nacional? Estas interrogantes también tienen respuesta en el libro, así como el porqué es un himno que lo mantiene la oralidad popular.

Además, recoge la anécdota del desconocimiento de la existencia de la partitura que en una ocasión, “Perucho” Figueredo le obsequió a la joven Adela Morel, quien la resguardó durante mucho tiempo. No fue hasta el año 1912, al crearse el Museo Nacional, que la entonces ya venerable señora Morel decidió donarla a este, a través de Fernando Figueredo, sobrino de “Perucho”.

El Himno Nacional de Cuba no es la obra de un solo hombre,sino la obra de un montón de ellos y Jesús Gómez Cairo lo expresa en el libro de la siguiente manera:

…no es, por tanto, resultado absoluto de un acto creador particular, sino más bien de un proceso creativo, pero este tuvo como elemento o factor generador, diríamos genésico y fundamental, a la pieza músico-literaria obra de “Perucho” Figueredo conocida con los nombres:La bayamesa e Himno de Bayamo, y los contenidos musicales identificativos esenciales de su melodía se plasman y evidencian en el Himno Nacional tal cual hoy se conoce e interpreta.En consecuencia, todo lo anteriormente dicho no disminuye en absoluto, más bien refuerza con objetividad el extraordinario significado patriótico y revolucionario de La bayamesa.