Con varios premios Caracol (por los espacios televisivos Pasión y prejuicio, Bésame otra vez, forastero, y La leyenda del rayo), entre otros reconocimientos,  Elio Jesús Vives Gómez es un diseñador de vestuario que ha trabajado de conjunto con renombrados directores que han confiado en él para sus proyectos: Xiomara Blanco, Eduardo Macías, Consuelo Elba, Roberto Garriga, Rudy Mora, Jorge Padilla, Magda González, Elena Palacios, Mariela López, Julio Pulido, Ana María Rabassa, Gloria Torres y Danilo Sirio.

Sin el vestuario, maquillaje y peinado adecuados un programa de televisión no está terminado, aunque cuente con excelentes directores, guionistas, musicalizadores y demás realizadores.

“Ser diseñador de vestuario para la televisión es una especialidad que requiere de mucho conocimiento y estudio”. Foto: Cortesía del entrevistado

Me interesaba entrevistar a Vives por su aval, y, ya en la actualidad, por escoger el vestuario de Noelia, un personaje que divide las opiniones pero que a mí me parece bien al tratarse de un humor otro, que se diferencia  del resto de las propuestas de ese género en nuestra televisión. La ropa de Noelia es un elemento esencial que lleva el sello de Vives, un hombre que llegó por casualidad al mundo del vestuario

¿Por qué le interesó el vestuario? ¿Hay algún gen en esa aptitud?

Descubro esta profesión por casualidad de la vida. Una vez que terminé el preuniversitario comencé la carrera de Medicina, pero la dejé en primer año pues no tenía vocación. Eso me provocó problemas con mis padres, ya que tenían la esperanza de que fuera médico. Mi tía Elba Vives, diseñadora de la televisión por muchos años, al ver la situación me propone un curso de coordinadores para ese medio, y yo, con tal de salirme del problema familiar, acepté sin saber de antemano de qué se trataba. En la medida en que estudiaba me fui interesando por este universo, pues tuve la oportunidad de contar con muy buenos profesores como Carlos Piñeiro,  que impartía Dirección Escénica y era uno de los directores de televisión más importantes de la época, junto a Ricardo González Fraguela y José Antonio Popa, en la especialidad de Coordinación. Fue un curso muy completo e interesante: un coordinador es la mano derecha del director, es un primer  asistente de dirección. Una vez concluido ese curso, me contrataron para trabajar, pues quedé como segundo expediente. Comencé a hacer un programa que se llamaba Listo Estudio, pero sucedió que los compañeros que eran trabajadores del Instituto Cubano de Radio y Televisión y habían pasado el curso se quejaron al sindicato y me retiraron la contrata hasta que me tocara la plaza por un escalafón.

“Un coordinador es la mano derecha del director, es un primer asistente de dirección”.

Mi tía Elba me aconsejó que comenzara en vestuario hasta que me llamaran para la plaza de coordinador. De esta manera trabajé como vestuarista y empezó mi inquietud por el diseño en tanto descubría la especialidad y trabajaba junto a diferentes diseñadores. Estudié Historia del traje con la profesora María Elena Molinet, y Dibujo técnico para diseño de modas, con Rafael de León. ¡Ahí comenzó mi sueño!

Una vez me preparé para realizar trabajos pequeños de la programación infantil y así aumentar mi currículo y evaluarme. Hice diseños para Arcoiris musical y La hora de las brujas, entre otros programas, sin dejar de estudiar con disímiles profesores de diseño que valoraban siempre mi aptitud para el trabajo. Finalmente logré evaluarme y obtener el título de diseñador, aunque por mi poca experiencia obtuve el último nivel.

Eduardo Macías me propuso trabajar en Pasión y prejuicio, obra que realicé con mucha entrega, pues sabía que iba a significar un gran salto en mi carrera. Este trabajo resultó Premio Caracol, y por ende, en la próxima evaluación me otorgaron primer nivel. Luego conseguí disímiles de proyectos: Las huérfanas de la Obra Pía, La leyenda del rayo, Entre mamparas, Doble juego, Diana, Conciencia, los concursos Adolfo Guzmán y OTI, y más recientemente Sonando en Cuba y La colmena TV, entre diversos espacios dramatizados, musicales, informativos e infantiles.

Tiene en su haber la dirección de vestuario de varias telenovelas, series y programas, ¿existe un stock de ropa apropiado?

Los programas de televisión tienen un presupuesto dedicado a las utilidades de vestuario. Una vez que me convocan y me muestran el guion, hago un desglose de vestuario por personajes de acuerdo a su época, psicología o clase social desde mi punto de vista y conceptos. Entonces comienzo los trabajos de mesa, donde se discute con el director y se llega a un consenso para comenzar el proceso de diseño y la selección de tejidos, texturas y color a partir de la psicología. Este es un proceso complejo, pues se trata del trabajo en talleres para la confección y las pruebas de vestuario. En un programa no todo se confecciona, a veces se compra el vestuario ya elaborado con las características necesarias. También pueden utilizarse piezas del almacén, pues contamos con un depósito bastante surtido. En estos momentos soy el jefe de vestuario de la Televisión Cubana, y reviso cada uno de los presupuestos de los diferentes programas que realizo, y también los del resto de los diseñadores.

¿Cuándo empieza su labor desde el guion escrito o desde el proyecto?

La labor de un diseñador comienza cuando te involucran y tienes los guiones en tus manos, a partir de ahí los lees y haces tus desgloses y apuntes, que van desde la época, la psicología de los personajes y la clase social, en el caso de los dramatizados. En cuanto a los musicales, infantiles e informativos también se hace un estudio del proyecto a partir del vestuario a utilizar en los diferentes géneros. Una vez creados los bocetos, el director los valora y aprueba, y en ocasiones se involucra a los actores para escuchar opiniones que enriquezcan la propuesta.

He realizado varios comentarios acerca de cómo visten algunos conductores, locutores y periodistas, ¿existe alguien con potestad para decirle a uno de esos profesionales “Usted no puede salir en cámara de esa manera”?

Sí, existe la potestad de decirle a un conductor o locutor que no salga con un vestuario que no esté acorde. Cada proyecto televisivo tiene un diseñador, que es el encargado de seleccionar el atuendo, lo cual es decisivo para la buena imagen del programa.

Ser diseñador de vestuario para la televisión es una especialidad que requiere de mucho conocimiento y estudio. Difiere mucho del cabaré, del teatro, e incluso del cine, aunque con este último tiene más puntos en común. El problema está en que en algunos proyectos contratan a diseñadores que no son del medio, por el mero hecho de que hacen pasarelas y cabaré, acciones para promocionar su ropa, y no tienen el conocimiento suficiente para hacer la actividad; por ello ofrecen vestuarios inapropiados para la televisión, o diseños y tejidos que no son afines al tipo de proyecto o al horario. Todo ello es responsabilidad de la dirección del programa.

“Es un trabajo hermoso, pero muy complejo, y no deja de ser mi preferido”.

¿Qué resulta más fácil: una ropa actual o una de época?

Siempre un proyecto de época resulta más complicado, debido al estudio minucioso del período y sus diferentes clases sociales. Después la selección y confección del vestuario se complica, porque va desde el calzado, a veces la ropa interior, la indumentaria, los accesorios (elementos como bastones, sombrillas, etc.). Es un trabajo hermoso pero muy complejo, y no deja de ser mi preferido.

“Noelia no repite vestuario, usa un traje para cada capítulo en función del tema a tratar”. Foto: Tomada del sitio web de la Televisión Cubana

La ropa de Noelia tiene un rol protagónico, ¿de dónde sacó esos trajes?

Noelia es un personaje creado por Osvaldo Doimeadiós. Él me comentó la idea que tenía para el rol y yo decidí que vistiera al estilo de Yasbel en Sonando en Cuba, proyecto que también realicé y que me sirvió para apoyarme y crear la imagen de Noelia. Los vestidos son de proyectos anteriores con algunos cambios, e incluso de Sonando en Cuba; otros han sido estrenados por Andrea Doimeadiós para su personaje. Al final se ha hecho un trabajo para Noelia muy serio desde la peluquería y el maquillaje.

¿Usted sugiere la ropa para cada capítulo?

Noelia no repite vestuario, usa un traje para cada capítulo en función del tema a tratar.

Pienso que un director de imagen, tal vez por canal, ayudaría a los responsables de vestuario, maquillistas y peluqueros a que se respeten sus indicaciones ¿Qué cree usted?

Yo estuve en España, en Televisión Valenciana, y el director de imagen no sería otro que un diseñador de vestuario, que es el especialista con conocimientos suficientes para determinar la imagen de cada actor, locutor, periodista o presentador en el proyecto televisivo. Él cuenta con toda la autoridad del mundo.

1