Escuela Nacional de Danza: un espacio para el encuentro académico

Kenia Méndez Mederos
25/3/2019

El III Encuentro Internacional entre Academias para la Enseñanza de la Danza, que convoca la Escuela Nacional de Danza con el apoyo del Centro Nacional de Escuelas de Arte, tuvo lugar la pasada semana en la sede de dicha escuela.

“El programa de actividades incluyó talleres sobre percusión, técnica de la danza,
entrenamiento corporal, ballet, creación coreográfica, bailes populares cubanos, etc.”
Fotos: Tomadas del perfil de Facebook de la escuela

 

El evento reunió a especialistas, profesores y estudiantes de la especialidad de Danza con el objetivo de “intercambiar experiencias artístico- pedagógicas y humanas que promuevan, estimulen y creen la búsqueda de lenguajes diversos y actuales en el campo de la enseñanza y la creación danzaría”[1]. Tuvieron la oportunidad de participar las cinco escuelas de danza de nivel medio del país; la escuela de Danza y Música de Monterrey; además de bailarines de Francia, Chile y Martinica.

El programa de actividades incluyó talleres sobre percusión, técnica de la danza, entrenamiento corporal, ballet, creación coreográfica, bailes populares cubanos, etc., así como conferencias relativas a temas del acontecer dancístico cubano. Además, se desarrollaron una serie de encuentros competitivos colaterales entre los que resaltan el concurso coreográfico; de improvisación y el concurso de rumba, que esta vez se realizó en la Plaza Vieja, con la intención de hacer trascender el espacio de la escuela y mostrar al público lo que se está haciendo en la enseñanza artística.

 

La presencia de directores de compañías reconocidas como Roclan; Isabel García; de ex primeros bailarines como  Esteban Delgado y de maestras de renombre como Idania Wambrug y Graciela Chao, unido al fructífero intercambio metodológico y artístico entre cubanos y foráneos, se destacaron como los valores fundamentales de esta edición.

Para Lídice Garrido Arredondo, directora de la Escuela Nacional de Danza, el encuentro resulta vital para el desarrollo de las academias cubanas de danza: “La danza se mueve, es dialéctica, las miradas van hacia el universo danzario y es importante que confluyan diversas experiencias y lenguajes dancísticos, en función de propiciar un mayor nivel de preparación en la formación de los estudiantes  como futuros bailarines”.

Nota:
[1]Bases del evento.