Mientras la batalla contra el fuego en Matanzas lacera el corazón de Cuba y levanta un monumento a la nueva epopeya, Estados Unidos, según su embajada en La Habana, VIGILA.

A la solicitud de ayuda internacional de la Isla ante el inédito desastre, México y Venezuela enviaron de inmediato especialistas y materiales para sofocar el fuego; mientras que Estados Unidos propuso ayuda técnica telefónicamente y luego declaró que “vigila cuidadosamente la situación en Matanzas y está a la espera en caso de que Cuba requiera asistencia humanitaria o técnica de Estados Unidos”.

Es tan asquerosamente evidente la maniobra que cuesta trabajo entender que existan “creyentes” en el presunto deseo de la hegemónica potencia de colaborar con Cuba.

“Hay que ser ingenuos, ignorantes o tener el alma colonizada para no percatarse de que, si Estados Unidos quisiera ayudar al pueblo cubano, no existiría el bloqueo”. Imagen: Tomada de ACN

Hay que ser ingenuos, ignorantes o tener el alma colonizada para no percatarse de que, si Estados Unidos quisiera ayudar al pueblo cubano, no existiría el bloqueo, el asedio, la agresión por más de 60 años, y en este caso trágico, si quisieran ayudar, ya hubieran podido mandar toneladas de productos contra el fuego sin condicionamientos, respondiendo al llamado de ayuda internacional.

Cuba ha brindado su ayuda en casos de desastres a muchos países, sin tomar en cuenta las diferencias ideológicas, políticas, filosóficas con sus Estados, pensando en la gente que sufre, como es la verdadera ayuda humanitaria.

Pero los gobiernos conocidos de Estados Unidos carecen de ese esencial sentido humanitario. Su historia lo demuestra: desde el tratamiento despiadado a los nativos de su territorio, las bombas atómicas lanzadas en Japón, las invasiones a numerosos países, los millones de muertos ocasionados en todo el mundo que denominan “daños colaterales” y más recientemente el uso de los ucranianos como carne de cañón para prolongar una guerra donde Estados Unidos es el verdadero contrincante de Rusia.

“Impasible ante el dolor de los cubanos por la tragedia en Matanzas, Estados Unidos VIGILA la situación en Cuba, esperando la más mínima brecha para caer sobre ella, con esa fuerza más, como alertó tempranamente José Martí”.

Las ayudas humanitarias de Estados Unidos, como la defensa de la libertad y la democracia, se convierten en saqueos, apropiación de territorios, establecimiento de sus empresas con absoluta impiedad por los que sufren las consecuencias, aunque todavía ni la ira de Dios, ni el karma se han manifestado contra tanta maldad.

Impasible ante el dolor de los cubanos por la tragedia en Matanzas, Estados Unidos VIGILA la situación en Cuba, esperando la más mínima brecha para caer sobre ella, con esa fuerza más, como alertó tempranamente José Martí, pero no obstante a tantos colonizados por sus trampas y mentiras, por esos que invocan a Dios y apoyan los crímenes múltiples del más cruel imperio de la historia, Cuba conoce la vigilancia del buitre, y la verdadera espiritualidad refuerza sus convicciones a favor de lo humanamente valedero.

3