A José Luis Cortés no solo se le conoce en Cuba por su trabajo frente a NG La Banda. Resultaría difícil —incluso para él— resumir 47 años de vida artística; pero para hablar de “El Tosco”, no basta destacarlo como el creador de la nueva escuela de cantantes y flautistas de la música popular cubana, o mencionar su interpretación en escenarios como el Lincon Center de Nueva York, el Palladium de Roma, o el Bellas Artes de Madrid.


“Nos hemos sacrificado muchísimo durante estos 47 años de vida artística” — El Tosco—. Foto: La Jiribilla

 

Hablar del otrora integrante de los Van Van y de Irakere obliga mencionar sus incontables dicharachos, su amor por la pelota, su sencillez extrema, su sentido de pueblo, y sobre todas las cosas, su entrega a la música. Por eso, cuando La Jiribilla conversó con él, justo después de saberse merecedor del Premio Nacional de la Música 2017, sus primeras palabras fueron que no merecía nada: “Yo solo merezco lo que el pueblo quiera”.

“La gente me adjudica muchos logros en los cambios musicales del país y no quisiera hablar de eso, pero ya que estamos aquí… se hizo con la intención de desarrollar la música popular bailable, no para ganarme el título de creador del género. En ese sentido, el trabajo con NG la banda hizo un aporte importante.

“Nos hemos sacrificado muchísimo durante estos 47 años de vida artística. La experiencia de pasar por bandas como Juan Formell y los Van Van; la escuela más grande de la música cubana que es Irakere, con el maestro Chucho Valdés, me ha valido aportar un granito de arena en la música popular bailable.

“Este Premio significa que tengo que afianzarme más. Estoy creando nuevos géneros y quisiera hacer lo que denomino ‘la revolución cultural de la música popular cubana’. Estamos trabajando en eso y tengo bastante energía para hacerlo.

“Creo que nacimos para ser músicos; no para vivir de la música, sino para vivir con la música. Al pueblo le digo que confíe en mí que no lo voy a traicionar porque yo ‘estoy en talla’ y ‘en frecuencia’, y voy a seguir con mis dicharachos y mi forma de ser, porque nadie va a cambiar mi cubanía. ¡Ataca Chicho que estoy luchando!

“Como dijo la filósofa Juana Bacallao: mientras que el pueblo me quiera, hay Tosco p´ rato”.