Centro Provincial de Artes Plásticas, tres décadas preservando y divulgando el arte desde Holguín

Erian Peña Pupo
8/3/2021

Fundado el 2 de marzo de 1991 y ubicado en una de las más céntricas esquinas de la ciudad, el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín celebra su 30 aniversario con una jornada de actividades presenciales y en las plataformas digitales que se extenderá todo el año.

El Centro —comenta su actual directora, Yuricel Moreno Zaldívar— “tuvo una fase de preparación que comenzó en 1988. Desde su surgimiento se propuso entre sus principales líneas de acción, promover el desarrollo de un movimiento de artistas visuales que era muy fuerte porque venía recogiéndose el resultado de un continuo proceso de formación artística que comenzó con la fundación de la Academia de Artes Plásticas El Alba en el año 1961”.

Exposición en el Centro Provincial de Arte de Holguín. Fotos: del autor, Carlos Rafael y Archivos CCC La Luz.
 

A la ciudad regresaron en esa época artistas graduados de El Alba que continuaron sus estudios en la Escuela Nacional de Arte (ISA) y el Instituto Superior de Arte (ISA), como Ronald Guillén, Magalys Reyes y Néstor Arena, contribuyendo a mantener el esplendor de los 80, que fue “una década muy efervescente en el ámbito cultural. En esos tiempos se fundaron muchas instituciones donde se instituyeron eventos muy importantes como el Premio de la Ciudad, en los que las artes plásticas estaban aparejadas con la poesía”, añade. “Ese movimiento con tantas inquietudes se vio favorecido con la inauguración de una institución como esta que ayudó a impulsar sus carreras y, al mismo tiempo, ayudó a los artistas que tenían una trayectoria, como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo, Ramiro Ricardo y Eduardo Leyva”.

Entre las acciones presenciales y virtuales para conmemorar este aniversario el Centro compartirá una serie de materiales audiovisuales sobre la plástica en la provincia, entre ellos cápsulas con entrevistas a un grupo de creadores y promotores que han formado parte de su historia. Además de realizar exposiciones virtuales y socializar su colección, que recientemente han comenzado a digitalizar, desde la plataforma Ciudad Nuestra.

El Centro ha ayudado a visibilizar la obra de los artistas holguineros, tanto noveles como consagrados, con exposiciones antológicas de reconocidos pintores del territorio como Cosme Proenza, Jorge Hidalgo, Armando Gómez, Julio Breff, Magalys Reyes, Julio Méndez, Ernesto Ferriol, Daniel Santos y Miguel Ángel Salvó, además de jóvenes artistas egresados del Alba.

 

Desde el 2017, subraya Yuricel, cierran el año con una retrospectiva personal de un reconocido artista holguinero, que ocupa varias salas de la institución, entre ellos Cosme Proenza, Jorge Hidalgo y Eduardo Leyva; además de una amplia muestra del grabado en la ciudad, a propósito del 50 aniversario de la fundación del Taller de Grabado de Holguín. Nos dice:

Intentamos que salga ganando la obra, más allá de las firmas, porque uno puede encontrar a un artista de trayectoria y experiencia, cuya obra quedó en una etapa, no tiene cosas novedosas que decir —eso sucede en todas las épocas—; sin embargo, uno puede encontrar a un artista muy joven pero con una capacidad creativa que habla de valores y cuestiones filosóficas y estéticas, que sitúan al espectador en otro nivel con su obra. Por eso no desestimamos nunca la creación de los estudiantes, así como de los recién graduados junto a los experimentados. En todo caso, lo que tratamos de buscar es que la obra que estamos mostrando tenga valores que aportar; así es como hemos intentado equilibrar la balanza, sin dejar de reconocer la existencia de una jerarquía y que esta se mantenga como medidor.

Además de realizar cada enero el Salón de la Ciudad y el Salón Provincial de forma bienal, es organizador de Babel —el evento que dentro de Romerías de Mayo promueve las artes visuales— y reúne en sus salas la obra de artistas como Alexis Leyva (Kcho), Joel Jover, Nelson Domínguez, Esterio Segura, Flora Fong, Zaida del Río, Arturo Montoto, Rocío García y Eduardo Ponjuán. “Babel abrió la posibilidad de establecer ese puente que nos permite traer las propuestas más experimentales y osadas de las artes visuales en Cuba, los maestros y ponerlas a dialogar con los artistas del territorio; por ejemplo, la primera antología de Cosme fue en unas Romerías y eso perfiló un modo de actuar en los proyectos curatoriales, de relacionarse con otras provincias, y hasta hoy se tratado de mantener”. Durante Babel, por ejemplo, llegaron a Holguín piezas del reconocido artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín y del español Pablo Picasso, entre otros maestros del arte.

“Esta institución permite recopilar la memoria de las artes visuales en su Centro de Información, al preservar archivos de artistas, recortes de prensa, catálogos, revistas, además de más de 3000 títulos, lo que se ha recopilado no solo con la voluntad institucional, sino también con la ayuda de muchos colaboradores encabezados por el experimentado especialista Martín Garrido; también prevalece el esfuerzo de potenciar el trabajo que acerca al público al arte local a través de visitas y convenios”, añade Yuricel Moreno.

 

En esa misma línea está “la pequeña pero significativa colección de obras de arte, el acervo con el que contamos, conformado por las donaciones que los artistas han hecho, que legitiman a la institución con ese gesto. Una institución como esta es importante no solo para visibilizar la obra de los artistas, sino también para atesorar y sopesar lo que tenemos en el presente”.