Muestra Joven ICAIC: caudal de ideas y estéticas en el actual panorama del cine cubano

Roxana Rodríguez Vila
4/4/2019

Con toda la algarabía, creatividad y entusiasmo que caracteriza a quienes se inician en el camino de la creación audiovisual, inició el pasado martes la XVIII Muestra Joven ICAIC 2019: Del corte a la acción. Se extenderá hasta el domingo 7 de abril en sus sedes habituales la sala Terence Piard y los cines 23 y 12 y Charles Chaplin de la capital cubana.

El cine Charles Chaplin es una de las  sedes de la XVIII Muestra Joven ICAIC 2019. Foto: Internet
 

Precisamente, este último fue el escenario de la gala de apertura de la cita que acogió la instalación sonora Presencia, de Ricardo Martínez; una muestra de realidad virtual y un enviroment, a cargo del grupo Sindicato; y la exhibición de tres cortos: uno experimental Diario, del realizador Juan Carlos Alom; la ficción animada La huida, de Ivette Ávila Martín y Fin, de Yimit Ramírez.

La velada resultó momento oportuno para repasar cada una de las obras en concurso de esta nueva edición del controvertido evento, que llega renovado y con una mayor carga conceptual que en oportunidades anteriores.

Museo, del mexicano Alonso Ruizpalacios y protagonizada por Gael García Bernal, fue la obra seleccionada para la apertura en la primera jornada del evento, al tiempo que también quedaron inauguradas dos exposiciones colectivas en el vestíbulo del cine 23 y 12: Anatomie du Labo y la tradicional Carteles para filmes en concurso. Seguidamente, fue inaugurada la muestra de carteles Corte final, con la firma del diseñador Alucho Rodríguez.

En esta ocasión la muestra expone miradas diversas y novedosas, con profundo impacto social, cuestionamientos sobre la existencia y la espiritualidad, además del especial interés en la Isla, con todos sus matices, plasmados en las 24 obras en concurso, de las cuales 11 son de ficción y el resto documentales.

La sección Bonus ofrece a los cinéfilos la posibilidad de acceder a trabajos no seleccionados para concursar en esta edición, pero que por su valor estético o la calidad del contenido serán proyectadas con el objetivo de seguir haciendo de la Muestra Joven ICAIC un espacio para el diálogo y el intercambio entre los creadores y el público.

Las categorías en concurso son ficción y documental para las creaciones de directores cubanos que no rebasen los 35 años, donde confluyen artistas jóvenes de las más diversas especialidades: producción, guion, fotografía, edición, dirección de arte, sonido, diseño y actuación. La animación desaparece como categoría, y en su lugar se instituye un premio a esta especialidad.

En el apartado de ficción destacan obras como El Secadero, de José Luis Aparicio Ferrera; Cositas malas, de Víctor Alfonso; Fin, de Yimit Ramírez; Alberto, de Raúl Prado Rodríguez; Atardecer en el trópico, de Marta María Borrás; y Ángela, de Juan Pablo Daranas Molina.

Despuntan, asimismo, en el de documentales los materiales Destiempo. La crisis y la prensa, de Laura Roque Valero; Adolece, de Daiyán Noa; El hombre que siempre hizo su parte, de Orisel Castro López y York Neudel; y De las alas secas, dormidas, de Indiana Díaz Caraballo.

El tradicional espacio Moviendo Ideas incluye dos mesas: la primera con el propósito de acercar a los más jóvenes a la obra del creador de Now, cuando se celebra el centenario de su natalicio, titulado Fragmentos de un país. Imagen-Tiempo de Santiago Álvarez; mientras que la segunda se titula Delirios crónicos. Literatura sobre cine y para cine de Guillermo Cabrera Infante.

Moviendo Ideas incluye además las charlas, una de ellas con el director Alonso Ruizpalacios y la conferencia Cómo distribuir cine en Cuba sin perderse en el intento, a cargo de Tania Delgado, Vicepresidenta de Relaciones Internacionales del ICAIC.

También se impartirán varios talleres, uno lleva por título Ni Edison ni Lumiére tuvieron celular, impartido por el doctor Mario Barro, profesor de Medios Audiovisuales e Hipermedia en la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México. Otros talleres serán: Realidad virtual y realidad aumentada desde la experiencia cubana y Animación directa sobre celuloide, a cargo de Dinorah de Jesús Rodríguez, artista y realizadora de cine experimental.

Hasta aquí algunos detalles de lo que ha ocurrido en la Muestra Joven ICAIC 2019, que al arribar a su XVIII edición expone la madurez adquirida sin perder la lozanía y vitalidad, que sin dudas le ha permitido trazar una importante mirada al quehacer de los jóvenes realizadores, que ni cortos ni perezosos han mostrado un significativo caudal de ideas y estéticas a tener en cuenta en el panorama actual del cine cubano, ávido y necesitado de una mayor dinámica e interrelación con el pasado, presente y futuro de ese arte.

Artículos Relacionados:
Muestra Joven: Cinco cortos notables y un documental extraordinario
 
La animación en la Muestra Joven ICAIC con una escasa pero marcada presencia
 
Los viejos heraldos: posturas que se bifurcan
 
Documental sobre Leo Brouwer brilla en Muestra Joven del ICAIC
 
Mantener los espacios ganados y conquistar cada vez un poco más
 
Regalo al maestro Leo Brouwer desde la gran pantalla