ballet

Alicia en su centenario

“Toda mi esperanza y mi sueño consisten en no volver a salir al mundo en representación de otro país, sino llevando nuestra propia bandera y nuestro arte (...) ”.

Alicia: “He sido feliz porque sé lo que he creado …”

La Jiribilla
La grandeza de Alicia no estriba solo en la increíble bailarina que fue, sino que se entregó toda en función de dotar a su país de una compañía a la altura de las mejores del mundo y, más allá, crear ―para orgullo patrio― la escuela cubana de ballet de la cual nos hablan sus continuadores. Algunos discípulos, colegas, Premios Nacionales de Danza y estudiantes de la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso comparten sus opiniones acerca del legado de la Prima Ballerina Assoluta.    

Alicia Alonso: sobrevivir a la danza

El centenario de Alicia Alonso debe motivarnos a comprenderla en una perspectiva de futuro, no solo en términos de museo inamovible; debe llevarnos a imaginarla más allá de las hagiografías, para asimilarla en todos sus perfiles, como la bailarina genial y el ser humano que por supuesto fue.