Dossier

En este dossier —con motivo de que se declare el beisbol, justo horas antes de que se celebre la celebración por el Día de la Cultura cubana, Patrimonio Cultural de la Nación— puede seguir, a trancos, el rastro de tantísimos ecos del beisbol en nuestra cultura, textos que, a su vez, fecundan ese entramado propio. Debe leerse como el pórtico de un grandioso reconocimiento en ese ámbito en el cual ya reina el beisbol cubano.

El base ball en La Habana

“Es útil a los jóvenes cubanos el base ball; debe subsistir. Lo que importa es que le den su verdadero lugar, como diversión favorable al desarrollo físico, a la salud y al vigor mental; y no conviertan lo que debe ser solo un medio en el único objetivo de sus esfuerzos”.
En coordinación con la Asociación Hermanos Saíz y El Caimán Barbudo, La Jiribilla propone un dossier que celebra los 35 años de esta organización que agrupa, fomenta y promueve la creación de las nuevas generaciones. Es así que se exhorta, desde el acompañamiento al arte joven, a seguir engrandeciendo la cultura de nuestra Isla.

Deudas y aplausos

La AHS, pese a los escollos, ha mantenido una presencia sólida en sus relaciones con los asociados y ha visibilizado la obra de sus artistas, incisiva y conscientemente.
“Un error es insignificante, pero tocar sin pasión es imperdonable”. Ludwig van Beethoven
En la paráfrasis anterior, mientras respondía a una entrevista, Chucho Valdés definió su vida artística. Con la constancia y la humildad de quien se debe por entero a su pasión, el maestro del piano llega a sus 80 años. La Jiribilla ofrece un dossier desbordado de profundo agradecimiento y respeto por la vida de un músico excepcional que ha puesto en alto valor a la cultura cubana.
“(...) no hay en el mundo persona culta, sensible, amante de la paz y la justicia que no haya tenido en su vida algún contacto o referencia de Mikis Theodorakis. Menos aquellos a los que llegó su poderoso aliento espiritual, y que lo seguirán recibiendo cada vez que escuchen una obra suya”. La Jiribilla presenta este dossier para rendir honor a Mikis Theodorakis, como homenaje a quien hizo de su vida un eterno servicio a las causas justas desde y por la cultura.
“Su pérdida es irreparable para la cultura cubana, pero su huella será eterna”. Con la convicción de que, como dijera el Apóstol, “la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”, La Jiribilla rinde homenaje al Caballero del Son.
En tiempos en los que las generaciones actuales revisan los paradigmas históricamente impuestos por el mandato social, modificar el lenguaje se ha convertido en una polémica que acapara muchas atenciones. No pocos se manifiestan a favor de herramientas expresivas más incluyentes y otros tantos respaldan la academia y sus designios. La Jiribilla propone un dossier en el que dialogan, desde ambas posiciones, varios especialistas en los campos de la lingüística y la comunicación.
“La guerra mediática contra Cuba no es un fenómeno contemporáneo ni actual. Es tan antigua como nuestras luchas por alcanzar la soberanía e independencia”. La Jiribilla se acerca con este dossier, en las voces de jóvenes estudiosos del tema, a desentrañar los tan gastados recursos del descrédito y la manipulación. El objetivo es lograr que el lector, enterado y entrenado, conozca el asunto a profundidad y mantenga, en tiempos difíciles, los ojos abiertos.
“Adelaida no era amiga de las luces del escenario, de las loas innecesarias, de las tentaciones de la vitrina. Tras el muro de respeto que imponía, había una mujer que sabía reír, que tenía ese sentido del humor inteligente y veloz (...) y que a veces, con solo alzar una ceja, se evitaba una opinión acerca de algún acontecimiento de nuestro campo cultural”. La Jiribilla recuerda a Adelaida de Juan, a 90 años de su nacimiento, con un dossier en torno a la vida y obra de la profesora, ensayista y crítica de arte en las voces de quienes se privilegiaron con su cercanía.
“Por esta libertad/bella como la vida/habrá que darlo todo”, sentenció el poeta. No hay acto más sublime que la Revolución y las razones para defenderla. El reciente ensayo de “golpe blando” ideado por el imperio, recibió la respuesta de un pueblo que no dará marcha atrás a la historia ni cederá los sueños conquistados. La Jiribilla entrega un compendio de textos que desentrañan oscuras matrices, pero también hablan de la solidaridad, la condena al bloqueo y la defensa de la soberanía de esta hermosa Isla, donde un mundo mejor es posible.

¡Cuba resiste!

Frei Betto
“La resiliencia del pueblo cubano (…) ha resultado invencible. Y a él, todos los que luchamos por un mundo más justo, le debemos solidaridad”.
El capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad pone a disposición de los lectores de La Jiribilla el dossier Visiones de la nación, con motivo del I Festival Cultural de Cubanos Residentes en el Exterior, auspiciado por el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba. El evento recibirá a casi un centenar de consagrados y noveles creadores, entre ellos algunos formados por el sistema de enseñanza artística que prestigia a la Isla.
“El Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello (ICIC) [se ha consolidado como un] espacio para el pensamiento social y cultural que ha favorecido el desarrollo de temáticas cruciales para las ciencias sociales cubanas, desde la pluralidad de voces, enfoques, metodologías y sustentos teóricos”. De la mano de este dossier concertado por La Jiribilla y el ICIC en homenaje al destacado intelectual Fernando Martínez Heredia, el lector podrá acercarse a la labor del instituto.
Las y los intelectuales tienen mucho por aportar en este tiempo tan excepcional y extraordinario para la humanidad. Estos tienen, en palabras del propio Fidel, “la oportunidad de ser más que espectadores: de ser actores de esa revolución, de escribir sobre ella, de expresarse sobre ella”.
La Jiribilla replica este dossier, convocado por el capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad, que profundiza en la intención de “Palabras a los intelectuales” y en su actualidad, a 60 años de haber sido pronunciado el discurso.

A 60 años de Palabras a los Intelectuales: Ser organizadores, no espectadores

Eran los primeros días de la revolución triunfante. Fidel Castro afirmaba esto a tres meses de la invasión a playa Girón y el colapso definitivo del orden social burgués en la isla (Martínez Heredia, 2016). Pareciera que, desde allí, jamás descansaría en la tarea de convocar a los intelectuales. Vaya que lo logró. Fidel es, por caso, el hombre de Estado más vinculado a las grandes personalidades de las ciencias, las letras y las artes en toda la historia moderna de Nuestramérica.

Intelectuales de nuestro tiempo

Los intelectuales deben ser sujetos de pensamiento y acción, comprometidos con su tiempo, apegados a la historia, a la ciencia y a los saberes populares con el propósito de alcanzar una visión diversa, plural y dialéctica de su realidad. Deben ser conscientes de sus responsabilidades como generadores de opinión, pero reconociendo que sus ideas no son infalibles, que pueden contener una parte de la verdad, que no es, necesariamente, la verdad definitiva. Deben iluminar zonas de interés o disputa que resulten esenciales para el equilibrio de las sociedades, comprendiendo que ha de estar alerta a las problemáticas más lacerantes y ha de estar dispuesto a interrogar, a cuestionar, desde la necesaria insolencia.

Intelectuales, pueblo y revolución

El Comandante les hablaba a los intelectuales desde la visión del revolucionario y también desde el ángulo del hombre de gobierno (revolucionario). En ese sentido, y siguiendo la idea del prisma, creo que sería útil y conveniente, en principio, saber cómo, de qué manera el pueblo (latinoamericano caribeño de hoy) ve y caracteriza a los intelectuales. Contar con ese insumo tal vez sirva para ajustar más la tarea de ayudar al tránsito del intelectual honesto, progresista pero aún no revolucionario a intelectual revolucionario, sujeto a su pueblo.

La angustia por lo concreto

Después de 60 años, agradecemos a Fidel y a Cuba por guiar y empujar los encuentros, diálogos, alianzas, debates y generación de los espacios necesarios para que esta red humanísima y diversa, mantenga su vigencia. En homenaje a ellos cerramos con Chávez:
“…ojalá que la palabra de Fidel se cumpla. Estamos optimistas en que ese imperio siga debilitándose y que siga conformándose en el horizonte un mundo nuevo, un mundo distinto, para nosotros. Aquí decimos: socialismo, pero basta que sea la causa humana la que se imponga, el humanismo, la existencia humana, para hablar con Carlos Marx, la plena existencia humana…”.
París era una fiesta en las memorias que Hemingway contara sobre su juventud. La Habana, donde pasó sus últimos años, lo es cuando celebra un evento que le rinde homenaje. La nueva edición del Coloquio Internacional Ernest Hemingway que se desarrolla online del 24 al 26 de junio se dedica a los 60 años de la muerte del Premio Nobel de Literatura. La Jiribilla propone un acercamiento a los estudios de varios académicos en torno a la obra de esta enorme figura de la narrativa del siglo XX.
“...El documental La Dictadura del Algoritmo nos acerca al fenómeno de las redes sociales, su funcionamiento, dinámicas y efectos posibles. Uno de sus aspectos favorables es el análisis más allá de tecnicismos, con mezcla de vivencias personales, argumentos y rigor profesional, autocrítica, emociones y un lenguaje fácil de comprender para las mayorías”. La Jiribilla invita a reflexionar sobre el entramado de las redes sociales y su repercusión en nuestro país a partir de las claves interpretativas formuladas por diversas voces en torno a él.
Disfrutar el circo “es como salir de nuestro ser para entrar en un universo idílico, no por conocido menos emocionante y donde vemos siempre reflejado el espejo de identidad que nos une sin importar dónde estemos”. Es así que La Jiribilla y el Consejo Nacional de Artes Escénicas proponen un dossier para acercar al lector al surgimiento y la evolución de este arte escénico que en nuestro país cumple este 6 de junio 53 años.
Con el título “Pronunciamiento sobre la protección de derechos humanos en Cuba”, aparece una extraña nota en el sitio de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), que culminó ayer su Congreso 2021 de forma virtual. Según el texto ambiguo “el trato que reciben académicos, intelectuales y artistas en Cuba es motivo de preocupación para un gran número de miembros de LASA” y a su vez “deplora la continuación de las sanciones impuestas por Estados Unidos en su intento de derrocar al gobierno de una nación soberana”. “Es una declaración que solo pretende sumarse a las campañas de descrédito e injerencia del gobierno de Estados Unidos contra Cuba. Para calumniar (…) utiliza un tema de tanta sensibilidad como los derechos humanos”. La Jiribilla pone a disposición de los lectores algunas declaraciones de intelectuales cubanos y miembros de LASA.

¿LASA contra Cuba?

En ese contexto, singularizar a Cuba con acusaciones ambiguas y generalizadoras, justo en medio de las jornadas mundiales contra el bloqueo, es prestarse al juego simbólico del imperialismo yanqui contra Cuba, que intenta constantemente buscar argumentos que justifiquen su política genocida. Invito a los intelectuales, y personas de bien de América Latina que se pronuncien contra esta declaración que cuando menos he de tachar de cobarde.

Nueva maniobra contra Cuba tendrá otro fracaso

El pronunciamiento de LASA sobre “la protección de derechos humanos en Cuba” es un texto ambiguo, pero bien calculado, que desde los preparativos del evento una minoría extremista intentó forzarlo, pero trascendió que la mayoría de los firmantes ni eran miembros de LASA ni radicaban en nuestro país. Es una declaración que solo pretende sumarse a las campañas de descrédito e injerencia del gobierno de Estados Unidos contra Cuba.
El Congreso LASA (Asociación de Estudios Americanos) es el principal foro mundial de la asociación profesional más grande del mundo que reúne a individuos e instituciones dedicados al estudio sobre Latinoamérica y el Caribe. Debido a la situación epidemiológica impuesta por la pandemia de la COVID-19, el Congreso LASA 2021 se celebrará online del 26 al 29 de mayo a través de la plataforma ZOOM, a la cual Cuba no tiene acceso directo, como consecuencia del bloqueo impuesto por los Estados Unidos a nuestro país por más de 60 años. La Jiribilla les comparte las ponencias que presentarán investigadores cubanos en LASA 2021.
Hoy, Teatro Universitario de La Habana (TUH) acumula sedes en cuanto espacio podía servir de podio a su arte. Sin embargo, ello nunca definió su calidad y sus méritos, sino algo mucho mayor, más complejo: los estudiantes, los valores a impregnar y la respuesta de la Universidad a la comunidad que le rodea. La Jiribilla propone un dossier en que el lector podrá conocer la historia de TUH y cuánto ha representado para la cultura cubana. En el día en que celebra su cumpleaños 80, rendimos honor a la agrupación de teatro más antigua de Cuba.
Publicamos la primera entrega de tres cuentos breves que hablan del amor diverso, de todo el amor, porque cuando se habla de este sentimiento no hay límites. Amar es eso, resucitar, como diría Dulce María Loynaz, y eso basta. Los cuentos, las historias, permiten narrar y que nos reconozcamos, que valoremos al otro. En lo que narramos está la representación de la vida misma; está el camino al respeto de la identidad de cada cual. Queda la invitación a seguir, de tres en tres, cuentos de autores cubanos que abordan la diversidad sexual.

Letanía del gusto

Mae Roque
“Me gusta decir su nombre. Me gusta el sonido de su nombre dicho por mi voz mezclado con el sabor de su sexo. Su nombre húmedo, ligeramente ácido...”.
Esta sección constituye una invitación a ir más lejos. Dicho de otro modo: el boleto de entrada, aviso y pase a un convite donde lo que se pide del lector es que se apodere de los textos, los discuta, los confronte, los integre a la vida de todos los días, al pensamiento y así los haga renacer modificados en las actitudes personales. Nuestro deseo es que, como mismo ahora, se vayan acumulando avisos nuevos (en los más diversos territorios del conocimiento humano) que nos inquieten a seguir haciendo preguntas y a transformar el mundo.
Hay una Cuba diversa y plural que también queda documentada en su literatura. El dolor persiste, pero más que el dolor, la poesía festeja el placer y esas zonas de libertades condenadas que ayer eran obligadas a convivir en lo oscuro o en los límites del cuerpo y ahora son ganancias, certezas, conquistas de una pluralidad a la que han aportado muchas voces. Sirva esta muestra para dar fe de lo conquistado, mostrar calidades que van más allá de la sexualidad, y apuntar (y apuntalar) la isla que entre todos soñamos.
“‘Música, imagen y sonido’ son los términos que definen e identifican al certamen anual Cubadisco, que (...) ha sido la ‘plataforma de apertura o pretexto indispensable’ para la visualización de políticas individuales e institucionales, la creación de grupos, redes o equipos interdisciplinarios que validen la creación musical de la Isla y estimulen, no solo el fonograma como producto insigne, sino también la imagen de quienes lo hacen posible”. La Jiribilla propone un dossier en el que varias voces del panorama musicológico cubano se reúnen para disertar en torno a la gran fiesta del disco cubano.
El foco sobre la trayectoria y la estela dejada por Joseph Beuys en el arte contemporáneo es permanente. La polémica entre admirados fanáticos e inveterados detractores no cesa, aunque —como era de suponer— cobra nueva actualidad al conmemorarse este 12 de mayo el centenario del nacimiento del artista alemán. La Asociación de Artistas de la Plástica de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba pone a disposición de los lectores de La Jiribilla un dossier sobre el artista y sus reflejos en Cuba.
“El son cubano es el resultado de un proceso histórico con características similares al ocurrido con otros géneros en el resto de los países de la cuenca del Caribe y América Latina. En sus orígenes convergieron dos elementos (raíces) fundamentales que determinaron de manera decisiva la formación de la cultura nacional: Europa y África. Pero ello no se produjo sin conflictos. Diversas tradiciones, costumbres y creencias religiosas coadyuvaron a la forja de una identidad nacional tras larga lucha”.

Acerca del son guajiro cubano

“La música de nuestras áreas rurales, que conocemos como música guajira o música campesina, en toda su diversidad de géneros, estilos y manifestaciones es una de las más legítimas expresiones de nuestra cultura”.
Alma de Cuba, en los momentos decisivos siguen el juego hasta quienes no son sus habituales en el estadio ni frente al televisor o a la escucha de la radio. Se aplatanó tanto que perdió el acento y, por supuesto, la tilde. Fue así tan criollo como beisbol y no anglo como béisbol. ¡Nuestra pelota! En este dossier —también jolgorio por los 20 años de La Jiribilla que tan sistemático espacio le ha brindado— puede seguir el rastro de tantísimos ecos del beisbol en nuestra cultura, textos que, a su vez, fecundan ese entramado propio.
Una de las tareas más honorables de los hijos de una nación es proteger con celo su patrimonio. Su preservación e investigación son la forma más certera de acercarse a la identidad y aprehenderla. Es así que La Jiribilla propone un dossier donde varios intelectuales y estudiosos exponen los deberes, logros y retos que implica la conservación de las diferentes áreas del patrimonio cubano.

Un patrimonio cultural que se lleva por dentro

“¿Qué es el patrimonio cultural inmaterial? ¿Solo son patrimonio cultural inmaterial aquellas manifestaciones evidentemente más ‘del mundo de lo artístico?’. Podría decirse, de forma muy coloquial, que se trata de algo que todo ser humano lleva por dentro (…) Es lo que cada quien reconoce como tradición propia”.  

El museo cubano ideal para estos tiempos

Los museos cubanos son reservorios para el estudio e identificación de expresiones del patrimonio cultural inmaterial, de manifestaciones de la identidad que nos distinguen como cubanos, por eso concebimos su trabajo en interactividad constante con la comunidad, su historia, su inmaterialidad, sus monumentos y sitios naturales que los hacen ser instituciones culturales del ayer, del hoy y del mañana. Esa es su carta de futuro.  

Los museos y las colecciones del patrimonio cultural subacuático de Cuba

“El Patrimonio Cultural Subacuático (PCS) está relacionado con pueblos y culturas del pasado, incluye objetos y elementos que se localizan sumergidos en océanos, mares, bahías, lagos, ríos, pantanos y cenotes. Se han identificado bajo las aguas asentamientos, fortificaciones, sitios de ayuda para la navegación, embarcaciones y aeronaves, así como puertos, dársenas, muelles, puentes, entre otros que quedaron hundidos como consecuencia de eventos naturales extremos, combates navales, naufragios y otras acciones humanas”.  

De Juan Padrón, uno de los mitos de nuestra cinematografía y de toda la cultura cubana, se cumple este 24 de marzo el primer aniversario de, como reza la retórica de los obituarios, su desaparición física. En su caso, como todos sabemos, esa frase al uso no es gratuita ni un homenaje lacrimógeno, pues su vida como creador sigue palpitando en las pantallas de cines y televisores, en libros y revistas, y sobre todo en la imaginación y los sentimientos de varias generaciones de sus compatriotas, como diría Elpidio, que de padres a hijos, de abuelos a nietos, reconocen su legado imperecedero.

Este breve dosier presentado por La Jiribilla incluye a varios amigos que se desdoblan en cómplices como Hugo Luis Sánchez, colegas como Arturo Sotto, estudiosos como Laidi Fernández de Juan, o adictos de siempre como Norberto Codina. Todos unidos por el afecto y la declarada admiración al magnífico historietista, dibujante, realizador cinematográfico y eterno contador de historias. Y parodiando la broma que le gastara alguna vez su antiguo compinche Silvio Rodríguez, avistándole desde un taxi en pleno corazón de Madrid, gritar con él: “¡Viva Juan Padrón! ¡Viva Cuba libre!”

Un proyector de cine nombrado Juan Padrón

“Padrón empezó ante mí con un esbozo de sus vampiros caribeños, ¡sí, vampiros en el Caribe!; el vampisol, (…) y se desdobló en los personajes. Hacía las voces, los ruidos, las garras arañando, los colmillos, fácil de imaginar chorreando sangre, gruñidos… y luego pasaba al habla de los gánsteres, hasta el mismo final en que Pepito toca la corneta, es decir, en este caso, Juan toca la corneta. ¡Vaya lujo que me di!”.  
“El pasado 13 de marzo, se conmemoró el centenario del fallecimiento ocurrido en Marianao, en 1921, del General de Brigada del Ejército Libertador de Cuba Enrique Collazo Tejada. Su nacimiento, 72 años antes, en Santiago de Cuba, el 28 de mayo de 1848, lo sitúa dentro de la joven generación que se incorporó a la lucha armada por la independencia a partir de 1868”.   A modo de homenaje y con el objetivo de acercar a sus lectores a la Historia independentista de nuestra Patria, La Jiribilla propone un dossier en el que se abordan el pensamiento y la literatura legados a los cubanos por quien fuera, según el gran historiador Julio Le Riverend: “...[el] hombre que, engarzado en una línea histórica que nos alienta hoy para proseguir, vio más claro que muchos de sus contemporáneos y fue uno de los primeros antiimperialistas consecuentes del período de la república mutilada...”.

Los americanos en Cuba de Enrique Collazo Tejada: una mirada renovadora y precursora sobre los sucesos de 1898

“La obra de Enrique Collazo Tejada (Santiago de Cuba, 1848 – La Habana, 1921) ocupa un lugar relevante en la historiografía cubana. Uno de sus libros más significativos es Los americanos en Cuba, dedicado a la reinterpretación de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y más específicamente al análisis del desenlace de los sucesos bélicos acaecidos en Cuba en 1898”.  

El general, el libro y la envidia

“Las descripciones de acontecimientos de los que fue partícipe Collazo, testigo, o recogió testimonio de primera mano de los participantes, es lo que hace necesaria la lectura del texto Cuba Heroica para el interesado en el pasado”.  
En 2020 y lo que transcurre de 2021, el Sars-COV-2, nuevo coronavirus causante de la enfermedad conocida como COVID-19, se ha convertido en una pandemia fulminante y ha cambiado toda la dinámica del planeta. A partir de esta experiencia traumática, vale decir que la humanidad ya no será la misma. Cuánto ha cambiado y cómo, son preguntas que debemos responder con urgencia si queremos estar preparados para el futuro inmediato. Con este propósito, La Jiribilla convocó a finales de 2020 al concurso Pensar un mundo post-COVID que, desde una mirada plural, invitó a especialistas de diversas disciplinas a compartir sus visiones y análisis con textos que —a partir de preguntas generales— dialogaran sobre los impactos sociales, culturales, económicos y políticos de la pandemia. Como resultado de la convocatoria, nuestra revista propone este dossier donde recogemos una selección de los trabajos recibidos, en los que se exploraron los ámbitos de la familia, las relaciones de pareja, la sociabilidad, el mundo laboral, los sistemas de salud, las transformaciones de la enseñanza y el aprendizaje, la esfera política, la investigación, la comunicación y el arte.

Una pandemia entre el azar, las paradojas y la esperanza

“Independientemente del rumbo que adquiera el porvenir, la relación que allí comparece es, en definitiva, la que tiene lugar entre el individuo y la sociedad, la comunidad. Aspecto sumamente interesante, por cierto, y que nos aproxima a esta lejana formulación marxista: ‘La esencia humana no es algo abstracto e inmanente a cada individuo. Es, en su realidad, el conjunto de sus relaciones sociales’”.  

COVID-19, un enfoque pedagógico

Ailin Parra
“La función del maestro debería ser cultivar el interés del alumno para que se haga preguntas, y luego incentivarlo y guiarlo en la búsqueda de las respuestas. Es por eso que Paulo Freire habló de una pedagogía de la pregunta. Y es por eso que una de las tareas primordiales en esta nueva circunstancia que estamos viviendo, es generar preguntas y buscar respuestas que miren fuera de nuestro paradigma educativo convencional y sean capaces de ampliarlo”.  

El mundo postpandemia

“Me pregunto si hemos pensado conscientemente en un mundo tras la  pandemia: ¿es posible establecer las relaciones humanas a partir del golpe que nos da un suceso mundial?, ¿desaparecerán el odio, el egoísmo y la mezquindad entre los hombres? Los valores que prevalecen en la sociedad son el reflejo de la diferencia de clases propia de cada sistema económico-social. Si unos son ricos, siempre pretenderán serlo más cada día; eso hará que otros sean pobres, lo serán cada día más y volveremos al ciclo al que hemos llegado actualmente”.  

El amor en el mundo post COVID

“(...) ¿Cuánto tiempo habrá que esperar para dar un primer beso seguro? ¿14 días? ¿28? ¿Cómo asegurarse de que no hubo contagio en el período de espera? (...) Para compensar la pérdida de la espontaneidad ¿se creará un rito de la retirada del nasobuco semejante al intercambio de anillos? ¿O será más bien una transgresión[?]”.  

Dolor mundial 2020

“Durante la pandemia hemos aprendido muchas cosas, la mayoría de ellas ya eran conocidas desde hace muchos años, pero estaban olvidadas (...) creo que siempre existirán crisis globales, ya sea en la salud, en la política, en la naturaleza o en conflictos internacionales. Y todos estos problemas dejan marcadas necesidades que atrasan la evolución, empobreciendo a la sociedad (...) Entonces ¿qué hacer?”.  

Nuevas ficciones

“En la escritura de ficción, construir a partir de la falta de certezas, por momentos resulta un cimiento bastante sólido. Cuántas veces escuchamos a personas decir que todo estaba hecho, que no podría haber algo nuevo. Que no podría haber algo mejor o peor. Esta era está marcada por la ausencia. No puedo aventurarme a decir qué sigue porque creo que no hay un después válido. Todo será ingenio”.  
“Para el Maestro, profundo conocedor de su pueblo, la respuesta se encontraba en el estudio del pasado histórico y de la realidad del momento. Principio cardinal de su ideario al respecto era la imprescindible incorporación consciente de las amplias masas al proceso revolucionario. La ignorancia de los propósitos mediatos e inmediatos solo acarrea la abstención y el recelo”. El 24 de febrero de 1895, tras la magnífica obra de conciencia que nuestro Martí afianzara, se cumplió su llamado de reiniciar la larga lucha por la independencia de Cuba. En escenarios tan complejos y definitorios como aquel y el de hoy —en que nuestra patria se encuentra acechada de forma constante por el mayor imperio del mundo y sus fieles—, se hizo y se hace necesaria una reafirmación de unidad, de defensa de nuestra dignidad. Es así que La Jiribilla propone un dossier que conmemora la fecha del reinicio de nuestras luchas independentistas, al tiempo que reflexiona y convida a mantener lo conquistado.

24 de febrero de 1895: Victoria de la unidad

“El proceso unitario liderado por Martí durante la guerra del 95 llevó a las filas de la revolución a los integrantes de los más variados sectores de la población, que coincidían en el propósito esencial de lograr la independencia y garantizar los fundamentos de la república futura”.  

Entre la épica y la historia: “El Teniente Crespo”, de José Martí

“La Guerra de los Diez Años mereció la atención de Martí desde todas las perspectivas de análisis posibles: militar, histórica, política, pero también fue un tema muy frecuente de su creación literaria”. Su texto, “El teniente Crespo”, publicado en el periódico Patria el 19 de marzo de 1892 constituye “una de sus más emotivas y mejores contribuciones a la labor de difusión de la historia de la contienda”.  
¿Qué esconden las redes sociales? ¿Son un laberinto de buenas o malas prácticas? ¿Qué repercusiones tienen en la comunicación, la política y la sociedad contemporáneas? ¿Cómo generar dentro de ellas un espacio colaborativo frente al dominio de las grandes empresas tecnológicas? Estas y otras interrogantes encabezan los temas del dossier que La Jiribilla —de conjunto con el Capítulo Cubano de la Red en Defensa de la Humanidad— proponen en la presente edición. Lejos de esbozar conclusiones unívocas, los lectores encontrarán en este compendio de textos la necesaria argumentación y reflexión de reconocidos articulistas en torno a los principales desafíos de las sociedades actuales frente a la expansión y desarrollo de las redes sociales.

Medios y mediaciones

“No son propiamente las tecnologías en sí, son sus aplicaciones, sus puntos de referencia, sus diseños, sus procedimientos, en fin, es el sistema de mediación en su conjunto ―que no es lo mismo que el sistema de medios―, el que ha tomado especial relevancia en las estrategias de dominación. Las posibilidades de control y de direccionalidad son mucho mayores, y se han incrementado las estrategias de uso”.

Enredes sociales

“No me inclino por legislar, sino por educar. Parece inevitable que el mundo vaya en su totalidad hacia lo virtual. Pronto las redes serán otra cosa, sin clic ni enter; estarán todo el tiempo delante nuestro, o dentro tal vez. Desde la educación debería ser posible “configurar” de otra manera a los hablantes para que mejoremos nuestra interacción, con todo lo provechoso que tienen las redes y preservando el valor del silencio. Porque la vida (de momento) sigue estando en otra parte”.  

Social media, utopías sociales y economía global

“(...) la batalla hoy, más que nunca, tiene que ser ideológica, la brecha entre ricos y pobres y la lucha de clases, la brecha entre quienes tienen y quienes no tienen acceso a la tecnología, la extrema pobreza, la concentración salvaje de capital y la lucha por el control de los medios hegemónicos de producción (la producción de contenidos en Internet es hoy uno de los más grandes), continúan siendo los ejes de lucha que nos deben acercar, encontrar o quizá reencontrar a todos aquellos individuos, sectores y organizaciones con una visión del mundo desde la izquierda”.  
Para José Martí la creación artístico-literaria debe estar guiada por nobles ideales éticos y estéticos. La praxis revolucionaria y el rol protagónico que siempre le otorgó a la creación como vehículo transformador de una realidad inaceptable, aún mantienen vigentes sus postulados, delineados a través de una estética participativa, popular y de largo alcance social. En más de una ocasión el Héroe Nacional de Cuba precisó la alta responsabilidad que tiene el intelectual ante su obra, donde debe primar la efectividad social, el humanismo, la sinceridad expresiva y la necesidad de mantener los vínculos con sus circunstancias. A 168 años del natalicio de José Martí y a 130 años de la primera edición de Nuestra América, el >Capítulo Cubano de la Red en Defensa de la Humanidad;yLa Jiribilla;ponen a disposición de los lectores el siguiente dossier.

El «todos» del que hablaba Martí

En un discurso fundador, «Con todos, y para el bien de todos», Martí de entrada alerta sobre «el peligro grave de seguir a ciegas, en nombre de la libertad, los que se valen del anhelo de ella para desviarla en beneficio propio» y ensalza a «los cubanos que ponen su opinión franca y libre sobre todas las cosas».  
Es este un entrañable acercamiento al Enrique Pineda Barnet director y guionista de cine, teatrista, crítico, escritor y pedagogo; mas, ante la rotunda certeza del adiós, evocamos con orgullo al primer maestro voluntario, al audaz documentalista de la década del 60, al joven que nunca dejó de serlo, al enamorado de la majestuosidad del Vedado y su íntima cercanía con el mar, pero, sobre todo, al cubano.  

Experto en el arte de dirigir histriones

Tanto en la interpretación regida por el director, como en la recreación del intérprete a partir de los recursos a su alcance para crear nuevas significaciones, el cineasta cubano Enrique Pineda Barnet se apropia de las dos variantes e, incluso, crea su método personal, que mixtura ambos procedimientos.  

Sandú Darié por Enrique Pineda Barnet

Si bien Pineda Barnet es atendido más por sus ficciones, su obra documental expone una cuantía y valores ideoestéticos a repasar. Es el caso del corto Cosmorama, con fotografía de Jorge Haydú, sonido de Germinal Hernández y edición de Roberto Bravo, una joyita del audiovisual hecho en Cuba e Hispanoamérica.  

Enrique Pineda Barnet, el caballero del Alhambra

"La bella del Alhambra es, sin dudas, un filme que asume esos moldes narrativos del melodrama y el cine musical-sentimental sin recato, y acaso sea su mayor atrevimiento y su carta de triunfo. Se conectó con la necesidad de ver otro cine, desde la perspectiva de lo contemporáneo, que diera a nuestros espectadores un aliento de frescura".  
“(...) podemos decir que el día de los comienzos, Alicia Alonso, en su niñez o en sus años mayores, podía haber bailado entre las hogueras y las primeras auroras, ya que su arte se sitúa entre todas las posibilidades de futuridad y la fiesta incomparable de las inauguraciones a la orilla del mar (...) Se abrió una ventana y apareció alguien más preciso que un fantasma y tan dueño de los dominios de su extensión como una imagen. Saludó con un guante de piedra que parecía extraído de las arenas. Las canastas con las frutas habían desaparecido. Se inauguraba el amanecer. Todos los hechizos sombríos habían sido vencidos, Alicia Alonso había comenzado a bailar a los pies del Castillo. El rosicler salta en curvas”. “Fiesta de Alicia”, José Lezama Lima, 1973. La Jiribilla celebra el centenario de la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso desde la más profunda admiración y el eterno agradecimiento por su inconmensurable legado a la cultura cubana.  

Alicia Alonso: sobrevivir a la danza

El centenario de Alicia Alonso debe motivarnos a comprenderla en una perspectiva de futuro, no solo en términos de museo inamovible; debe llevarnos a imaginarla más allá de las hagiografías, para asimilarla en todos sus perfiles, como la bailarina genial y el ser humano que por supuesto fue.  

Alicia: “He sido feliz porque sé lo que he creado …”

La Jiribilla
La grandeza de Alicia no estriba solo en la increíble bailarina que fue, sino que se entregó toda en función de dotar a su país de una compañía a la altura de las mejores del mundo y, más allá, crear ―para orgullo patrio― la escuela cubana de ballet de la cual nos hablan sus continuadores. Algunos discípulos, colegas, Premios Nacionales de Danza y estudiantes de la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso comparten sus opiniones acerca del legado de la Prima Ballerina Assoluta.    

Tres flores cubanísimas

Alicia Alonso, Teresita Fernández y Dora Alonso caminaron orgullosas por nuestro territorio y allende los mares con la patria en el pecho. Maestras las tres, y magas desde sus profesiones, se les extraña en demasía, como se les echa de menos a las personas necesarias.  
“Su amplio recorrido por la historia insular le hizo trasladarse por los inicios de la colonia hasta su fin, a la vez que sus inquietudes le llevaron a escribir de temas económicos, particularmente los relacionados con la historia azucarera y el drama del latifundio que dejó al campesino sin tierras y lo convirtió en el paria de la sociedad. Varios académicos han entregado sus observaciones sobre temas y obras de Guerra [a] La Jiribilla, (...) para rendir tributo a aquel historiador incansable (...)”.

Ramiro Guerra y las malditas notas a pie de página

No se puede pensar en la Guerra Grande sin tener en cuenta el libro La Guerra de los Diez Años, con una vida muy tranquila y prestigio asegurado hasta que los estudiantes y académicos chocaron con las malditas notas a pie de página, lo que redujo el aprecio que se tenía por el autor. Para algunos se convirtió en un libro más. Ante eso, una palabra salvadora: estamos ante un gran ensayo, quizás uno de los más acabados escrito en la primera mitad del siglo XX. Su autor, Ramiro Guerra, nos seguirá acompañando más allá de las pasiones momentáneas.  

Nación, tierra, azúcar: la historia en Ramiro Guerra

Guerra era, sin duda, un sobresaliente pedagogo, dentro de su amplio concepto de la enseñanza, la Historia era la encargada de explicar “…lo que somos y cómo hemos llegado a serlo…”, pero fue su dedicación a la Historia la que puso el sello definitivo a su trayectoria intelectual. En su obra, la nación hunde sus raíces en la tierra y realiza una vigorosa defensa de la importancia del azúcar para la vida económica del país.  

“La historia profunda”. Concepto y métodos en el pensamiento historiográfico de Ramiro Guerra

Fue su acercamiento a la historia social el que le permitió contornear su noción de “historia profunda”: “Sin historia social, hay que reconocerlo, la historia económica resulta estéril y la historia política ininteligible”. A medio siglo de su desaparición física, retomamos algunos tópicos metodológicos de su pensamiento, claves esenciales donde encontrar el sustento de una obra de renovación, aproximaciones que permiten que la obra del maestro Ramiro Guerra, permanezca también “moviéndose” en la Historia.  
“Si el momento más épico y dramático, en la historia de los seres humanos, es aquel en que se atreven a desafiar el horizonte, entonces puede decirse que el Fondo de Fomento del cine cubano [FF.CC.] forma parte de ese momento; porque constituye una de las coordenadas decisivas en el mapa de la cultura contemporánea cubana, intento feliz y saludable de estimular la creatividad y el arte, dentro del complejo ámbito audiovisual, de cara al futuro inmediato”. La Jiribilla propone un dossier con opiniones y valoraciones de cineastas, especialistas y jurado de las dos convocatorias del FF.CC.  
“Los Van Van constituyen, para varias generaciones, un modo de vida, una filosofía, un antes y un después. Muchos son los enfoques y las aristas que se han ofrecido en estos más de 50 años de música, tanto que aún hoy seguimos debatiendo e intentando descifrar las acciones de un músico como Juan Formell”. Así, desde varias visiones de estudiosos y admiradores de su obra, La Jiribilla propone un acercamiento, a modo de homenaje, a los Van Van de Cuba en el aniversario 51 de su primera presentación. Foto: Iván Soca  

El lugar exacto donde nació la leyenda

Guille Vilar
"Cuando se insiste en la conformación de una tradición alrededor del 4 de diciembre, momento de la creación de los Van Van, se piensa en el sitio donde la orquesta ofreciera su primer concierto hace 51 años: el callejón de 23 y P, en la capitalina barriada del Vedado. Con ello se propicia algo mucho más trascendental que la elemental referencia histórica al espacio físico que señala la aparición en escena de la gustada agrupación; se trata de cultivar en el corazón de cada cubano una emoción singular al conocer el lugar donde ocurrió un evento mítico para la cultura nacional".  

Los Van Van: ¿un acto de fe?

Los Van Van constituyen, para varias generaciones, un modo de vida, una filosofía, un antes o un después. Muchas son las aristas y enfoques que se han ofrecido en estos más de 50 años de música, tanto que aún hoy seguimos debatiendo e intentando descifrar las acciones de un músico como Juan Formell.  

Los Van Van, la leyenda

Rafael Lam
Juan Formell es una especie de resumen de la música bailable cubana de los últimos 50 años; su éxito reside en la creación de un concepto, sonido y estilo generados en una nueva era musical.  

Van Van en la calle

En esta ocasión la orquesta arriba a su aniversario 51 y, en el contexto actual —quizás como pocos en la historia— recordar qué ha sido Van Van y cuánto ha calado en la idiosincrasia del cubano representa un ejercicio de estímulo, congratulación y loa a todos los elementos de una identidad arropada en el sacrificio y la perseverancia; donde sobre la vigorosa desnudez de la verdad se intercala el diáfano manto de la fantasía, en un conjunto que ofrece un acercamiento único y excepcional a la realidad.  
La Jiribilla se acerca a la influencia de la comunidad latinoamericana en los EE. UU. a través de varias ponencias que integraron el “Taller de Miradas nuestramericanas ante los actuales desafíos de la población latina en EE.UU.”, desarrollado recientemente por Casa de las Américas. Este dossier “versa sobre las diversas miradas que desde las artes, las letras, las ciencias sociales y las humanidades construyen los actores sociales latinos en esa sociedad”. Y se propone “A la luz de los nuevos acontecimientos, reflexionar desde la perspectiva de esa población como sujeto social inmerso en procesos que, de una u otra forma significan lucha emancipadora y de resistencia cultural ante la discriminación y el racismo imperante. Nuestra propuesta transita por compartir experiencias que constituyen rupturas en el establishment estadounidense, visibilizar las alternativas que emergen desde disímiles espacios, los movimientos sociales y las expresiones artísticas, entre otras”.  

Imaginarios sociales sobre migración en el cine

Películas como La jaula de oro, A better life, Frontera y Desierto son solo una muestra de los tantos filmes que abordan los lados más decadentes de la migración y sus consecuencias. Así, el cine se manifiesta como testimonio de nuestro tiempo y una fuente de análisis de la historia, validando que tras la ficción se esconde una gran dosis de realidad.  
“Si de algo serví antes de ahora, ya no me acuerdo: lo que quiero es servir más”. José Martí   En el año del centenario de la caída del Apóstol “(...) un grupo de intelectuales revolucionarios y convencidos de la fuerza de las ideas crearon un frente común cultural con profunda raíz martiana, para movilizar voluntades y, precisamente, sembrar ideas, sembrar conciencia”.   Con motivo del aniversario 25 de la Sociedad Cultural José Martí, La Jiribilla propone un dossier que comparte los principios y las esencias fundacionales de dicho proyecto. En las voces de algunos de sus creadores y miembros se refuerza la premisa de honrar el pensamiento martiano en la obra de la Revolución.  

Unión de amores y esperanzas

Declaraciones del Dr. Eduardo Torres Cuevas, presidente actual de la Sociedad Cultural José Martí y director de la Oficina del Programa Martiano, durante una entrevista sostenida con el Noticiero Cultural a propósito del aniversario 25 de la Sociedad.  

En el corazón de Hart

Abel Prieto
“Hart era un hombre lleno de inteligencia, de lucidez y de pasión. Eso está hoy en nuestra Sociedad Cultural José Martí, y podemos sacarle mucho más provecho en términos educativos y del análisis histórico”.  
Fayad Jamís: “Este insaciable hambriento de belleza la asedió por muchos flancos, desde la adolescencia hasta los últimos instantes de una vida consagrada a la hermosura, al bien, a la justicia, al trabajo, al amor, a la amistad, al sueño, a la verdad”. Roberto Fernández Retamar   La Jiribilla y la Biblioteca Nacional de Cuba “José Martí” junto a los autores que integran este dosier honran la vida y obra del poeta, pintor, periodista y traductor cubano Fayad Jamís al cumplirse este 27 de octubre 90 años de su nacimiento.  

Siempre Fayad Jamís

La poesía de Fayad Jamís posee una extraordinaria intensidad y un dinamismo que nos conmueve desde su primera lectura; testimonio de una vida que, desde muy temprano, alcanzó a percibir el dramático diálogo del hombre con la Historia (...).  

Los puentes (hacia la descolonización) de Fayad Jamís

Nuestra crítica ha celebrado Los puentes (La Habana: R, 1962), de Fayad Jamís, como “uno de los libros más deslumbrantes y atrayentes de la poesía cubana” (Casaus 40). (…) En esta obra se ofrece una de las más brillantes representaciones, en la lírica de lengua española, del intelectual y su posición ante el colonialismo y el neocolonialismo.  
Durante los más de seis meses de pandemia, la configuración de la vida social y cultural del país se ha transformado en función de nuevas experiencias de acción y aprendizaje. La movilidad hacia el espacio virtual ha probado las potencialidades de la articulación entre medios tradicionales y plataformas digitales. El cine, la danza, el teatro, la música, la literatura, los proyectos comunitarios han integrado la creación a otras maneras de obrar, de encauzar el talento, de hacer visible el arte. Ponemos a disposición de nuestros lectores el siguiente dossier motivado por la pregunta: ¿Cuáles iniciativas y propuestas culturales nacidas en medio de la pandemia pueden replicarse, extender su alcance, proyectarse en un futuro inmediato como una práctica cultural?

En tiempos de pandemia…

“El esfuerzo ha sido inmenso y merece felicitación. Ahora queda elogiar lo que más reconocimiento popular haya merecido junto con aquello a lo que la crítica estime que es lo mejor (¡ojalá siempre coincidan!). Y de todo lo que no resultó tal y como se había planificado, aprender”.  

Pandemia y títeres en Cuba, el reto mayor

“Con los anuncios del nuevo coronavirus el mundo entró en pánico. Sobrevinieron los aislamientos, las muertes, las noticias verdaderas y falsas, las mil y una orientaciones sanitarias y, dentro de todo el pandemónium, el teatro sintió sus cimientos sacudidos”. Sin embargo, “al igual que muchos de mis colegas, pensé que esa variante alojada en las computadoras y los teléfonos celulares, bien podría servir de puente esta vez para no perder el contacto con nuestro público y continuar una actividad cultural herida en la raíz, pero no en las ramas”.  

La danza es placer compartido

“¿Cómo sobrevivió la danza, una práctica milenaria —cuyos orígenes se remontan a los albores de la humanidad—, a una pandemia que lastima el cuerpo, su principal medio expresivo? No era posible danzar según las pautas tradicionales, pero la creatividad de bailarines y bailarinas encontró otros cauces para manifestarse. Alejados del mundo tridimensional, cercano al espectador, se apropiaron del mundo de las pantallas para exponer sus vivencias y continuar el diálogo”.  

Pandemia: otros espacios para las artes visuales

Cuando en marzo se orientó el cierre de los centros expositivos, nunca imaginamos que se potenciaría tanto el uso de lo virtual, de modo tal que, obligados a estar tanto tiempo en casa, muchos hemos podido, afortunadamente, acceder a una considerable cantidad de obras de artistas visuales.  
… junto a Quino y su universo creativo.   Dicen que ha partido Quino. Es cierto, se ha ido para seguir el viaje de la creación. Lo acompañan Mafalda, Felipito, Susanita, Miguelito y otros tantos de sus personajes; los mismos que hoy nos enseñan a comprender y transformar nuestro mundo. Con ellos también nos quedaremos. Porque cómo olvidar a Mafalda, la niña astuta de las grandes preguntas y las respuestas implacables, la pequeña del humor agudo y la conciencia ética, “uno de los símbolos gráficos más entrañables del imaginario latinoamericano”. A esa obra crítica de Joaquín Salvador Lavado, Quino, tendremos que volver, una y otra vez, más allá de sus personajes.   
Celebramos desde la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, y junto a la Asociación de Escritores de la Uneac, el centenario del historiador, ensayista y profesor cubano Manuel Moreno Fraginals. Por su parte, la Revista digital de la Biblioteca, Librínsula, ha dedicado su edición de estos días al onomástico de Moreno. De igual manera en las páginas del próximo número de la Revista de la BNJM, correspondiente al primer semestre de 2020, se recogen varias aproximaciones a su labor por su natalicio este 9 de septiembre. De ambas publicaciones bebe este dosier de La Jiribilla.

Moreno en su centenario, El ingenio sigue moliendo

Por sus bien ponderados valores, El ingenio. Complejo económico-social cubano del azúcar es universalmente reconocido como una de las obras cumbres de la historiografía cubana. Pero transcurridos casi sesenta años desde su aparición, cabe preguntarse qué vigencia disfrutan sus páginas en la actualidad.  

Leer a Moreno

La obra historiográfica de Manuel Moreno Fraginals se distingue por su excelencia. Su balance perfecto entre rigor, claridad y poesía la hace, a la vez, seria, disfrutable y bella.  

La Historia como arma

Hoy, todo intelectual honesto está necesitado de un análisis y recuento de su actitud, y los historiadores no son una excepción. No podemos vivir en la sociedad nueva con las viejas concepciones históricas: ésta es una frase repetida hasta el infinito. Pero ¿qué hemos hecho por la creación de la nueva historia, del nuevo historiador?  
Fue con Fidel que llegó a su plena maduración la articulación de la tradición nacional con el marxismo y el leninismo, pero cabe recordar que el origen de este proceso parte de la década del 20 del siglo pasado, cuando se estructuró lo que se ha dado en llamar el marxismo fundacional cubano, vinculado con el pensamiento de José Martí e inspirado en la Revolución de Octubre.  

Fidel

Poner de moda la virtud (…) contar siempre con el pueblo, no mentirle ni defraudarlo, hacerlo protagonista de su propia historia, ese fue el método de Fidel.  
Para un maestro de batallas la muerte es apenas un pasaje más de la vida. No muere el hombre cuya virtud se ha hecho eterna. Gran historiador y orador, fecundo gestor y promotor, Eusebio Leal Spengler pensó y trabajó por el futuro de la nación cubana. Recorrió incansable las calles de la ciudad que resurgió tras su andar; desde los cimientos o las ruinas le devolvió a cada lugar su esplendor, y su historia. Eusebio desafiaba lo imposible. Su audacia y visión cultural le permitieron afrontar obstáculos, incomprensiones; transformar y (re)construir la realidad de muchos. Para él, el pasado se contaba como vivencia del presente, así la historia nos era más cercana, más genuina. Su profundo sentimiento de cubanía se desbordaba en la genialidad de cada discurso, conversación, escrito. Otra vez Eusebio burla la muerte y vuelve indetenible sobre la ciudad. Con su paso inagotable por la vida seguirá recorriendo las mismas calles, las obras inconclusas y otras, por edificar. Le veremos otra vez, muchas veces, habitando su Habana. Le debemos entonces, obrar por la gloria de su amada Patria.   Foto: Alexis Rodríguez  

Tan grande como el alma de un país

Soy apologético a conciencia, sin prurito, pero pienso que José Martí, Fidel Castro y Eusebio Leal han sido los oradores más convincentes de la historia contemporánea cubana: en el primero, la poesía; en el segundo la fuerza y trascendencia de los argumentos; en el tercero una manera muy propia de hilvanar historia con cotidianeidad para un relato que tiene tanto de épico como de lírico. En los tres, erguida en su dimensión soñada, el alma de la patria como un cuerpo vivo, movilizador, hermoso, promisorio.  

El cubano más útil de su tiempo

Dicen que José Martí expresó sobre Domingo del Monte que este había sido el hombre más útil de su tiempo, quiero apoderarme de la oración para aplicarla a Eusebio Leal, a sabiendas de que la tiene más que merecida: él fue, sin duda alguna, el cubano más útil de nuestro tiempo.  
Un poeta no muere a sus 58 años. Ni una enfermedad brutal es quien lo despedaza. Quien muere es el poeta que desaparece sin legarnos al menos una línea, un modo de recordarnos ante su página. Cada libro segrega, a su modo, su canción. Sigfredo Ariel se hizo un lugar en la música desde la poesía. Y la música es la sangre espiritual de este país, una de sus fuerzas.    Foto: Alina Sardiña

El muchacho de Brotes

La muerte, siempre inoportuna e imperfecta, nunca nos lo arrebatará del todo, porque siempre habrá razones para traerlo a nuestros predios, ya no con la presencia física, pero sí con las esencias de su imborrable impronta.  

Llegó el Bárbaro

En el imaginario popular su ascensión a la fama equivale a cualesquiera de las formas múltiples que adopta la moraleja A Star is Born: del infortunio a la dicha, de la miseria a la notoriedad, de la pobreza a la gloria.  
Regresar a Nicolás Guillén es en el presente no solo un acto de justicia, sino una conciencia plena vinculada a la idea de nación, de esos valores que la cultura en su expresión más abarcadora encarna de manera diáfana y entrañable. Hablar en Cuba del sincretismo como razón del ser nacional, es hablar, inevitablemente, de Guillén. Una de las claves fundamentales de sus escritos, tanto en verso como en prosa, es la búsqueda de esa identidad, encontrarse y reconocerse, más allá de la historia, la filosofía o la religión.

Guillén y la cuestión negra

El mestizaje que define Guillén en su poesía es, en primera y última instancia, social y cultural y se dirige no a la reconciliación, retórica o no, de razas y sectores en nombre de la nación, sino al reconocimiento del real carácter mezclado de esa nación, independientemente del color de la piel y, por lo mismo, a denunciar exclusiones, discriminaciones, segregacionismos.  

Pelota.

Nicolás Guillén evidencia el especial interés que sintió durante toda su vida por el béisbol. Reconoce el hecho de que, en un determinado momento, se “norteamericanizó” el deporte nacional; no obstante, poco a poco fue recobrando su identidad en Cuba para llegar a ser protagonizado por “criollos de pies a cabeza, gentes de nuestro idioma y nuestra sangre”.  
En la víspera del centenario del gran poeta cubano Eliseo Diego, este 2 de julio de 2020, compartimos este nuevo número de la revista digital La Jiribilla que contiene un frondoso dosier sobre el autor de En la calzada de Jesús del Monte. Su hija Josefina de Diego, albacea de su legado, estudiosos y poetas se acercan a la profusa obra y a la hermosa vida del Premio Nacional de Literatura 1986. Ambas, obra y vida, merecen estos textos de análisis, recordación y cariño, pues así permanece Eliseo entre nosotros.  
Este 13 de junio cumpliría noventa años Armando Hart Dávalos, intelectual orgánico, figura imprescindible en la cultura cubana, revolucionario cabal que sintió y asumió la política desde su profundo sentido de la ética. Evocarlo significa volver sobre su praxis revolucionaria, su humildad; su preocupación por los jóvenes y por la proyección social de la cultura. (Re)pensar la obra de Hart significa cavilar con (con)ciencia la cultura.
Este 9 de junio cumpliría noventa años el gran poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar. Escritores, artistas, intelectuales y amigos de varios países le rinden homenaje a quien se entregara a la visión poética de la historia y a la mirada descolonizadora de la cultura, necesariamente revolucionaria. Con este dosier honramos al intelectual que desentrañó el profundo significado de la metáfora Caliban y logró resignificarla en el proyecto martiano. Para el pensamiento latinoamericano... Todo Retamar